Probablemente sorprenda a los lectores de este trabajo (no menos que a mí), la circunstancia de que una persona que ha pasado tantos años de su vida como abogado y como profesor en los campos del derecho comercial se tome el atrevimiento de escribir sobre temas que, tradicionalmente, se han reputado como propios del derecho civil.