Trótsky resulta, entre los protagonistas de la Revolución bolchevique de 1917, una de las figuras más destacadas como intelectual y como político. Esta obra, en un intento por comprender mejor al líder soviético, hace un detallado recorrido por sus escritos, intervenciones y decisiones como servidor público y posteriormente como opositor exiliado, las cuales enmarca en el momento histórico en el cual vivió y cuyas características convulsas condujeron a su asesinato.