A lo largo de este texto, los autores brindan algunos elementos de reflexión sobre una definición propuesta acerca de las prácticas educativas abiertas, concebidas más allá del uso de recursos educativos abiertos. En ese orden de ideas, las prácticas educativas abiertas se entenderían como conjuntos articulados de actividades de naturaleza educativa (enseñanza, evaluación, planeación didáctica o diseño curricular, entre otras), a las cuales se les aplican algunos atributos de “lo abierto”, como el libre acceso, la adaptación, la colaboración, la compartición, la re-mezcla, entre otras. Lo anterior hace que las prácticas se lleven a cabo de manera innovadora por causa de dicha aplicación.