El contexto económico competitivo hace que las empresas de manufactura, pero también las de servicio, deban implementar procedimientos formales que les permitan optimizar sus procesos. Particularmente en las operaciones de manufactura, la logística de producción juega un papel importante en cuanto al uso eficiente de los recursos. En lo estratégico, esta eficiencia es medida en términos monetarios; en lo táctico, en términos de indicadores globales de desempeño; y en lo operativo, en tasas de utilización de los recursos. Este libro se centra en los anteriores aspectos, con énfasis en la programación de actividades de producción, que consiste en la asignación óptima o cuasi-óptima de recursos para la realización de un conjunto de tareas.